Síndrome Down

Una chica huele unas flores que sostiene un hombre sentado en una pradera, ambos con rasgos de Down.

El Síndrome de Down fue descubierto en 1, 866 por John Langdon Haydom Down; siendo Jérôme Lejeune quien descubrió que el Síndrome de Down es una alteración de cromosomas. El Síndrome de Down es un trastorno cromosómico que incluye una combinación de anomalías congénitas, entre ellas, grados variables de discapacidad intelectual, algunas facciones características y con frecuencia problemas cardiacos.

Los trastornos varían de persona en persona. El SD es uno de los problemas genéticos de nacimiento más comunes en Estados Unidos, afectando a 1 de cada 800 niños cada año. Esto según la Sociedad Nacional de Síndrome de Down de EEUU. No existe relación alguna entre los rasgos externos y el desarrollo intelectual de la persona con SD.

Básicamente el síndrome de Down es una situación o circunstancia que ocurre en la especie humana como consecuencia de una particular alteración genética. Esta alteración genética consiste en que las células del bebé poseen en su núcleo un cromosoma de más o cromosoma extra, es decir, 47 cromosomas en lugar de 46.

La incidencia de riesgo varía con la edad de la madre. La incidencia en madres de 25 años es de 1 por cada 2000 nacidos vivos, mientras que en madres de 35 años es de 1 por cada 200 nacimientos y de 1 por cada 40 en las mujeres mayores de 40 años. Por este motivo se recomiendan técnicas de diagnóstico prenatal a todas las mujeres a partir de los 35 años. La probabilidad de tener un hijo con SD es mayor a la media para aquellos padres que ya han tenido otro previamente.

Los varones con síndrome de Down se consideran estériles pero las mujeres conservan con frecuencia su capacidad reproductiva. En su caso también se incrementa la probabilidad de engendrar hijos con SD hasta un 50%, aunque pueden tener hijos sin trisomía.

En resumen, el Síndrome de Down no es una enfermedad, las expectativas de vida de las personas que lo padecen son casi igual al promedio de vida de una persona sin ese síndrome, aunque la regla se confirma con la severidad de las consecuencias. La persona con SD es un tanto diferente, pero generalmente es alguien afectuoso, con un alma hermosa y quien merece todas las oportunidades que la vida ofrece.

Lo escrito en este artículo no debe utilizarse como prescripción médica o tratamiento de alguna condición y/o enfermedad. Ante cualquier duda se debe consultarse a un médico colegiado.

Para más información: Fundación Iberoamericana Down 21

Investigación/Redacción/Diseño:
Byron Pernilla

ASODISPRO

Personas Productivas con Discapacidad

A la Memoria de Felix David Pernilla Chavez

© 2017 ASODISPRO. All Rights Reserved